CURATORIALES

Hospes, Hospitis. Revisión de Dibujo de la Colección Manolo Rivero.

En colaboración con Rafael Penroz

Algún día, tal vez se sepa que no había arte, sino sólo medicina.

Jean-Marie Gustave Le Clézio

El Hotel Trinidad ofrece una terapia a través de la cercanía con obras de arte, a las que, pensamos, Manolo Rivero (MR) atribuía ciertos poderes. El coleccionar y rodearse de arte le producía, sin duda alguna, un bienestar que quiso compartir con sus huéspedes, rodeándo- los también de arte. En ese sentido, proponemos la presente curaduría, Hospes, hospitis, con el objetivo de diagramar o dibujar una ruta para la lectura y mapeo de la colección MR, con la determinación de encontrar algo más allá del ingenuo y paralizante adjetivo de “ecléctico”. Si MR vio algo que nosotros no vimos, ese algo, proponemos, está relacionado con la cura, la medicina, la clínica, el hotel, el hospedaje, la hospitalidad, la colección, la aproximación in- finita al arte como medicina para la sanación de una crisis infinita que afecta a la humanidad.

Gracias a la etimología, podemos saber cuán estrecha es esta relación que MR construyó. La palabra Clínica deriva del griego klinike, la práctica médica de atender a los pacientes en la cama. A su vez, la palabra “cama” proviene de klinein, que quiere decir acostarse. La re- lación semántica entre clínica y hotel se da pues a través de la cama, objeto que articula el hospedaje. La palabra hotel es una voz francesa que empezó a usarse a finales del siglo XI designando una “morada”, proviene del latín hospitalis domus, casa para acoger a huéspedes (hospes – hospitis), de la que deriva hospital.

Por un lado, el dibujo es un proceso donde la línea, la marca y el signo, devienen cosa ante nuestra mirada. Por otro, un archivo que contiene formas genuinas del proceso cognitivo hu- mano como síntomas de una “enfermedad” que traza una ruta más que un discurso, un mapa transitorio más que una cosa definida.

Es en la observación de la enfermedad donde encontramos el camino para la cura. Bajo esta lógica, hemos trabajado directamente con el acervo de dibujo de la colección de MR: pusimos los dibujos sobre las mesas como pacientes sobre una cama. Luego, de acuerdo a la episte- mología de Karl Popper, los dividimos en tres grupos: la realidad material/natural (mundo1), la mental/sicológica (mundo2) y la cultural/científica-poética (mundo3).

De esta manera, proponemos, por una parte, ver los dibujos desde el punto de vista del dibu- jante, permitiendo que la museografía responda a una diagramática propia del dibujo. Por otra, someter al dibujo al ojo clínico del visitante, no sólo en la posición privilegiada, instalada a la altura de los ojos, sino en posición horizontal “reclinada”, propiciando otras miradas po- sibles que nos permitan encontrar a mitad de la ruta, entre nuestra mirada y la del dibujante, una pantalla del deseo donde se retro-proyecte simultáneamente la mirada de Manolo y su conjuro sanador.

Rafael Penroz

Vanessa Rivero

 

 

Artistas en la exposición/ colección:

José Bedia
1988

Roberto Matta s/f c/firma

Robert Rauschemberg s/f c/firma

Fernando Castro Pacheco s/f

Manuel Mendive
1980

Pedro Rivera
 s/f 1990, 1989

Claudi Paolo s/f

Gustavo Monroy 1985, 1988,1991

Pedro Rivera 1989, 1990

Camil Bustamante 1991

Servando Cabrera Moreno 1979

José García Ocejo 1979

Carlos Cárdenas 1989, 1990

Loría1988

Germán Venegas
1993

Roberto Turnbull
 s/f

Gabriel Ramírez 1967,1972

Caro Eng 1986

Alfredo s/f

Cutty Rugatzzona s/f

Jesús Rivera
1993

Zaida del Río 1994

Magali Lara
1995

Antoni Tapies s/f c/firma

Pedro Friedeberg 1978

Israel León 1989,1990

Antoni Tapies Litografía H.C s/f c/firma

Rufino Tamayo Litografía H.C s/f c/firma

Leandro Soto 1998,1999

Gilda Castillo
1991

Vicenzo Cacache 1977

Benigna Chilla 1993

Roger Von Gunten